Taggeado en: Futbol

¡México campeón del mundo!

Qué orgullo ser mexicano, esto hay que celebrarlo, se repitió la hazaña, hoy todos debemos estar felices.

6 años después, recordando el campeonato sub-17 de México

Mañana los chavos de la Sub-17 de futbol juegan la final del mundial contra Uruguay, ni más ni menos que en el Estadio Azteca. Después de ganarle a Alemania en una trepidante semifinal, todo pinta para que se repita la hazaña de hace 6 años en Perú.

Ante esto, es inevitable revivir la emoción de aquellos días, cuando aún estudiaba en la Facultad de Veterinaria, y me puse a buscar este video del partido, con una narración que realmente hace vibrar por lo emotivo, e incluso con un verdadero mensaje para todos nosotros:

Sobre el final de partido, Ever Guzmán (si, el que jugó acá en Mérida con los Venados) en un madruguete al cobrar una falta, encara solo a Felipe el portero juvenil de Brasil, era la oportunidad de meter el tercer gol, el que sentenciaba el resultado, que ya de por sí se sabía que era victoria para México pues el marcador estaba 2-0 hasta ese momento; el joven ariete no supo resolver y de un manotazo felipe le quita el balón de los pies, al mismo tiempo que Ever Guzmán cae al piso por la inercia de la jugada. Adiós gol.

Pues no. En un momento donde cualquier jugador profesional de la liga habría dado la jugada por perdida, Ever Guzmán se puso de pie, regresó por el balón, y con todo y que ahora no estaba solo contra el portero sino que también había un defensa, recuperó el esférico y siguió luchando hasta que se quitó a ambos y tiró certero a la portería.

Esa hambre, esa convicción, ese empeño que nos enseñó Ever Guzmán debería ser un ejemplo para todos, y estoy seguro de que ustedes opinarán igual después de ver el video. No olviden comentar, saludos, ¡y nos vemos mañana para celebrar nuevamente que ganamos el mundial!

Méxio a la final en el Azteca: le ganamos a Alemania

¿Alguien no vio este partido?

Francamente estuvo de película, empezar ganando al minuto 3′, que te empaten al 10′, e irte abajo en el marcador en el segundo tiempo cuando dominabas la cancha. Los chavos se desmoralizaroon.

Ganó la personalidad y retomaron el rumbo y al 75′ con un gol olímpico de Espiricueta (primero en un mundial desde 1962) lograron el empate. En la jugada Julio Gómez chocó de cabeza con el alemán Yesil y lo sacaron en camilla para vendarle la cabeza cortada, regresó minutos después, y de chilena, él mismo anotó el gol de la victoria.

Ya tiene algo para contarle a sus nietos ¿no creen?

Copyright © 2011 | Todos los derechos reservados